Lesiones en piel en niños con COVID-19

Comentarios · 390 Puntos de vista

Curioso reporte de casos sobre esta manifestación clínica en niños con posible infección por COVID. Nos comenta el autor que, tal vez, esta sea la única manifestación que puedan presentar algunos niños infectados, y sería una forma de estar alerta y poder diagnosticarlos.

  Llamativo artículo que me ha remitido mi compañero Jose Luís Martín sobre esta manifestación clínica de COVID en niños.  

  Como suele afectar a las manos y los pies, es posible que nos salpique a nuestra especilidad. No es raro que nos consulten por dolor en pies, o en manos en los niños. Y si apreciamos estas lesiones, podriamos sospechar la infección.

  Dejo enlace al artículo, y también a imágenes de casos de este tipo:

  ARTÍCULO

  IMÁGENES

 

Para mayor comodidad os dejo también el artículo traducido:

 

  ACROISQUEMIA AGUDA EN EL NIÑO EN EL TIEMPO DE COVID-19 

 

  Reporte de un caso. 

 

  El 8 de marzo de 2020, un niño de 13 años presentó repentinamente lesiones en pies poco sintomáticas. Las características clínicas observadas y documentadas por el pediatra consistieron en lesiones redondeadas eritematovioláceas de 5-15 mm de diámetro con límites mal definidos en la superficie plantar del primer dedo del pie derecho (Fig. 1) y en la superficie dorsal del segundo dedo de ambos pies. El niño no había tomado ningún medicamento y no tenía otros síntomas. Después de 2 días presentó fenómenos generales: fiebre de 38,5 ° C, dolor muscular, dolor de cabeza y picazón intensa y ardor en las lesiones de los pies. Mientras tanto, se formó una ampolla de aproximadamente 1 cm de diámetro, con tensión y contenido seroso sobre la lesión del segundo dedo de pie izquierdo (Fig. 2). Se consultó a un cirujano plástico que adelantó la hipótesis de las picaduras de araña y recetó un macrólido oral y terapia tópica. Después de 7 días desde el comienzo, las lesiones persistieron asumiendo un aspecto purpúreo (Fig. 3) que empeoró aún más en los días siguientes (Fig. 4) con la formación de costras negruzcas (Fig. 5). Después de unos días, el dolor y las lesiones cutáneas comenzaron a retroceder.

  Dado que en esos días comenzó a circular en Italia en las redes sociales y, en particular, en el foro de dermatología pediátrica "Amici DermPed", imágenes de lesiones isquémicas acumuladas, especialmente en los pies de niños con sospecha de COVID-19, investigamos los antecedentes familiares que destacaron cómo la madre y la hermana del paciente habían presentado fiebre, tos y disnea 6 días antes de la aparición de las lesiones en el pie. Por lo tanto, la sospecha de COVID-19 también se planteó para el niño. Desafortunadamente, aún no ha sido posible confirmar la sospecha de COVID-19 debido a la situación de emergencia presente en este momento en Italia.

 

  Desde el principio fue evidente que la gravedad de COVID-19 se correlacionó con la edad y la presencia de comorbilidad: en un estudio realizado en China, sobre 44,672 casos confirmados, los sujetos de 0 a 10 años estuvieron representados por el 0.9% y los de 10 a 19 por 1.2%. La mitad de los niños no presentaban síntomas evidentes, lo que dificultaba su identificación con fines epidemiológicos. Se han presentado varias hipótesis para explicar la menor incidencia y menor gravedad en estos grupos de edad.

  En Italia, el primer caso autóctono de COVID-19 fue diagnosticado el 20 de febrero de 2020. Desde entonces, la enfermedad se ha extendido rápidamente por toda Italia, aunque los brotes de mayor intensidad se han mantenido localizados en Lombardía, Véneto, Emilia y Romaña. Los médicos, junto con las enfermeras y todos los trabajadores de la salud, han estado a la vanguardia de la lucha contra COVID-19. Además de los intensivistas, especialistas en enfermedades infecciosas y neumólogos, todos los médicos italianos han jugado un papel importante en esta guerra, y hasta la fecha 80 de ellos han muerto por COVID-19. Los dermatólogos han estado involucrados en esta batalla debido a la falta de especialistas, tanto en triaje como en salas de hospitales.

 

  A pesar de las limitaciones debido a la emergencia, intentaron comprender cuáles son las manifestaciones cutáneas en COVID-19 y qué significado tienen. En el primer estudio sobre este tema, 18 de 88 pacientes con COVID-19, que no habían tomado ningún medicamento en los 15 días anteriores, presentaron manifestaciones cutáneas. En particular erupción eritematosa en 14 casos, urticaria en 3 y exantema variceliforme en 1. El autor también señala que en 8 casos las manifestaciones cutáneas aparecieron al inicio, y en los otros 10 casos durante la hospitalización. Estos datos no son sorprendentes porque la erupción eritematosa y la urticaria no son infrecuentes en otras infecciones virales; el más raro es el exantema variceliforme, que ocurrió en un paciente.

 

  Cuando el 29 de marzo de 2020, 5 semanas después del primer caso italiano de COVID-19, apareció el primer informe de lesiones acroisquémicas en niños asintomáticos, hubo una confirmación común en toda Italia con el reporte de unas pocas docenas de casos inicialmente, y la incorporación de nuevos casos son reportados todos los días. Sin embargo, las lesiones ocurren en niños y adolescentes con buena salud, y afectan principalmente a los pies y, a veces, las manos. Las lesiones a veces son redondeadas, de unos pocos milímetros de tamaño y múltiples como en la figura 1, o afectan a todo el dedo, generalmente con una clara demarcación a nivel metatarsofalángico. Inicialmente tienen un color púrpura rojizo o azulado, pueden volverse bullosas o presentar costras negruzcas en la evolución posterior. Generalmente son dolorosas y evolucionan en 2 semanas con “restitutio ad integrum”. Estos datos morfológicos son los únicos datos confiables. Se trata de una serie de casos pediátricos y, en general, se refiere a niños con edad hacia el final de la primera década o adolescentes, pero no tenemos una distribución de género, y tampoco siempre tenemos antecedentes familiares. Debido a la situación de emergencia en la que vivimos, no tenemos pruebas de laboratorio, no tenemos resultados de hisopos, pero en dos de estos casos típicos el hisopo de SARS-CoV-2 fue positivo. Por lo tanto, son lesiones dermatológicas basada exclusivamente en la morfología. 

 

  Sin embargo, en las últimas décadas nunca hemos visto dos eventos excepcionales al mismo tiempo: una epidemia viral con una tasa de mortalidad del 10% de los sujetos con hisopo positivo y una epidemia de lesiones acroisquémicas de algunos dedos de las manos y los pies en niños y adolescentes asintomáticos.

 

  Estas lesiones acroisquémicas agudas y autolimitadas son diferentes de otras afecciones crónicas como la acrocianosis, la perniosis, la vasculitis de tipo Schoenlein-Henoch. y no son tan graves como las de la sepsis meningocócica o la asociada a deficiencia de proteína C. Sin embargo, podrían ser la expresión de microtrombosis secundaria debido a daño endotelial y trastornos vasculares. El único informe en la literatura con una relación entre las lesiones de este tipo y COVID-19 describe la asociación entre los trastornos de coagulación y la acroisquemia que se manifiesta con cianosis, ampollas y gangrena de los dedos de manos y pies en casos graves de COVID-19.

  Si otras observaciones y datos de laboratorio confirman que estamos ante un signo clínico de COVID-19, este signo dermatológico podría ser útil para identificar a niños y adolescentes con formas mínimas de infección, pero posibles fuentes de infección adicional.

   

Comentarios