Coronavirus: la pandemia de la desinformación

Comentarios · 39 Puntos de vista

Artículo de opinión. Luchemos contra el virus, pero también contra el miedo sin sentido.

  No soy periodista, pero sí soy médico. Y aunque mi especialidad no se ve afectada directamente sobre esta crsis sanitaria, ningún profesional de la salud queda al margen ante esta situación.

  Esto es un artículo de opinión, donde voy a expresar, desde mi conocimiento y experiencia, qué es lo que está pasando con todo este tema.

 Primero debemos saber qué es el coronavirus. Es una familia de virus, ya conocidos por ser responsables de enfermedades banales, como el resfriado común (sí, muy posiblemente hayas sufrido a lo largo de tu vida un resfriado causado por un coronavirus), y también capaces de provocar auténticos problemas de salud como el que estamos viviendo, o la anterior epidemia de SARS en 2002 y MERS en 2012.

 Dentro de estas enfermedades graves que puede provocar el coronavirus, desde el punto de vista científico, se han llegado a varias conclusiones:

 

  • Lo más importante: la mayoría de las personas que se infectan lo cursan de forma asintomática o con síntomas muy flojos (un poco de tos, cansancio, "fiebrecilla"...). Este es el reto y problema real al que nos enfrentamos. Estas personas que cursan de forma silente la infección pueden estar haciendo vida totalmente normal, y contagiando a otras personas.Puestos a tener algún síntoma vamos a tardar un par de semanas en presentarlos. Hasta 14 días podemos tardar en darnos cuenta de que tenemos la infección (si es que llegamos a darnos cuenta). Esto se une al punto anterior favoreciendo la diseminación del virus. Son muchos días propagando "bichos" sin saberlo.

 

  • Contagio fácil. Se transmite de forma sencilla, además de que el virus es capaz de vivir mucho tiempo fuera del cuerpo, contaminado objetos que utilizamos en nuestra vida cotidiana. Varios días puede aguantar el virus en metales y plásticos (y casi todo lo que nos rodea es plástico).

 

  • Se trata de un nuevo germen desde el punto de vista genético. Ya dije que la familia del coronavirus era conocida, y el actual coronavirus es un nuevo miembro. Esto hace que no tengamos inmunidad previa ni armas que nos permitan defendernos. Muchas veces se ha comprado en prensa al coronavirus actual con la gripe, con la salvedad de que para al gripe sí tenemos vacuna cada año y programas de vacunación periódica para la población en riesgo. 

 

  • Población en riesgo: si bien la mayoría de las personas sufren una infección banal, hay un grupo de personas que pueden tener un desenlace fatal. Son nuestros ancianos, personas cargas de otras enfermedades que van a sumarse a esta infección para provocar un desastre. Y no es que sea precisamente un gurpo reducido. Basta con ver la pirámide poblacional que tenemos en nuestro país; además de ser nuestro entorno un sitio ideal de retiro y jubilación para extranjeros. Tal vez sea esto uno de los factores que contribuye a que las cifras que tenemos en España sean tan malas.

 

  • Sistema sanitario maltratado en todos los aspectos: con los puntos anteriores ya tenemos el caldo de cultivo idóneo para una propagación vírica. Muy "tonto" tiene que ser el virus para que, ante tales condiciones, no sea capaz de diseminarse. ¿Y qué es lo que tenemos para defendernos y cuidarnos de esa epidemia? Un sistema sanitario ya de entrada esquilmado, al que le falta de todo: profesionales, material, espacio físico..., y le sobran pacientes.

 

  Ante tal panorama, la situación debe dar miedo a todo el mundo. Pero no el miedo que estoy viendo: miedo a morir por una infección vírica. Hollywood ha hecho bastante daño a nuestra imaginación. No son pocas las personas que ven esto como si se tratase de un apocalipsis zombie a lo "Walking Dead".

  Hay quien dice: "que también hay gente joven sin enfermedades previas que ha fallecido". Sí, y es lamentable. Pero desde el punto de vista meramente estadístico no es nada significativo. Otras infecciones a las que estamos más acostumbrados, como la gripe, tienen ese mismo efecto año tras año, y nunca son noticia, porque es algo que ya tenemos asumido.

  El miedo al contagio sí debe existir, pero para que se interumpa la cadena epidemiológica y no llegue el contagio a los más vulnerables, a nuestros ancianos más débiles. Son ellos los que necesitan y están llenando las saturadas UCIs.

 En definitiva estamos ante un problema social y sanitario importante. No voy a entrar en consideraciones políticas y si en lo que se está haciendo con el confinamiento es lo correcto o no. Mi intención es esclarecer un poco el tema de lo que está ocurriendo, y ponerle un "pero" a tanta noticia negativa que tenemos en los titulares de los periódicos. 

 Se utiliza el miedo para que hagamos caso a lo que se nos manda desde los órganos de gobierno de los países, y todo para conener esta edpiemia; pero espero que sea un miedo más lógico y racional, por favor.

Comentarios