Gracias por unirte, Alvaret